Museo del Juguete de Dénia

Así jugaban los niños de Dénia: visita al Museo del Juguete

La visita al Museo del Juguete de Dénia es un plan que te recomendamos especialmente, sobre todo si viajas con niños, pero también sin. Porque tú también fuiste uno de ellos y seguro que disfrutarás viendo los juguetes de los que tanto te han hablado tus abuelos o tus padres.

Lo encontrarás en la antigua estación de tren, cerca de la calle la Vía y detrás de Marqués de Campo, la zona de compras por excelencia de Dénia. Está abierto todos los días (consultad el horario aquí) y… buenas noticias: ¡la entrada es gratuíta! Así que no hay excusa para hacer un alto en el camino y adentrarse en este museo tan especial.

Museo del Juguete de Dénia
Museo del Juguete de Dénia (fotografía de Denia.com)

El museo tiene como particularidad que muestra solo juguetes producidos en la ciudad, ya que Dénia tuvo una industria juguetera importante en la primera mitad del siglo pasado. Se exponen piezas hechas a partir de 1904, año en el que se abre la primera fábrica de juguetes en la ciudad. Estos primeros juguetes eran principalmente de hojalata, aunque unos años después ya se empiezan a fabricar también de madera. De esta época y de los años veinte del s.XX encontramos coches, carros, cocinas y los clásicos juegos de bolos, que hacían las delicias de los niños de la época. Hay una gran variedad de juguetes, porque en un tiempo en el que no existían las consolas (sí, no siempre ha existido la play 😉 y que no todos los niños tenían televisión, este tipo de juguetes cobraban todavía más importancia.

Museo Juguete en Dénia
Algunos de los coches de hojalata del museo

Aunque puedes encontrar muñecas de cartón o juguetes de trapo o de metal, el museo destaca por su colección de juguetes de madera y de “sport” (motociclos, carros, bicis, etc). El juguete más antiguo de la colección es un cabriolét (del 1904 aproximadamente) y las piezas más preciadas son los mueblecitos de casas de muñecas, de la fábrica de Pedro Riera (1914) y los coches de Sauquillo.

Después de visitar el museo, es hora de reponer fuerzas. Se puede dar un pequeño paseo hasta la calle Loreto (10/15 minutos a pie). Allí encontramos muchísimos restaurantes, así que os lo ponemos fácil: elegimos Els Tomassets. Esta moderna tasca tiene un patio interior muy agradable en el que si vas con niños estarán muy a gusto. En els Tomassets se sirve arroz y tapas tradicionales de la Marina para toda la familia. El menú (entre semana) cuesta 15 euros y conviene reservar.

Patio del restaurante Els Tomassets

¿Qué te parece nuestro plan? ¿Sueles visitar los museos cuando viajas? ¿O prefieres callejear a tu aire? En cualquier caso, ¡que disfrutes!

What do you think?