Festa de L’escaldà (La pasa en Dénia)

Rememorando la pasa en Dénia – Fiesta de la Escaldada

Nada de todo esto se entendería sin la imagen iconográfica del Riurau. Se trata de edificios de construcción típica creados en el siglo XVIII para permitir la transformación de la uva en pasa. Aquellos interesados en esta curiosa construcción deben saber que existe una ruta del riu rau, aunque hoy nos centraremos en los actos que tendrán lugar en el riurau del Senyor de Benissadevi ó riurau del señoret de Jesús Pobre el domingo 27 de agosto de 2017 con motivo de la Festa de Léscaldà.

En el espacio de este riurau se vienen realizando diversas actividades de gran valor social en la comarca de la Marina Alta y entre estas existe un calendario de la recuperación de la memoria tradicional relacionada con la cultura mediterránea que se desarrolla en verdaderas escenificaciones en las que se ejecutan las tareas propias de otras épocas. El próximo domingo 27 de agosto se realizarán los trabajos propios del escaldado de la pasa tal y como se hacía antaño.

El escaldado de la pasa sucede tras la vendimia y consiste en pre-procesar la uva para el secado que se realizaba al sol y en las noches o días de lluvia se resguardaban en los riuraus. La uva se sumergía en una solución de lejías extraidas de ceniza y agua en ebullición, hoy en día se emplea sosa caústica. Este tratamiento elimina cualquier hongo ó bacteria que pueda malversar el secado y agrieta la piel de la uva para facilitar su secado.

“Las fuentes documentales más antiguas en torno a la producción de pasa en el País Valenciano son de la segunda mitad del siglo XV. En la Marina Alta, se trata de contratos -de 1476- entre moriscos de Pedreguer, Xaló y Ondara, entre otros asentamientos, y comerciantes de Valencia, para el abastecimiento de panse de pop. Se exportaban en espuertas de pleita. También en Alzira, los cristianos, aunque era más propio de los moriscos, confeccionaban adzabibo pasa. En el siglo XVII, la pasa está presente en algunas cartas pueblas. A excepción de los años de la guerra de Sucesión, la producción y exportación de pasa experimenta un notable incremento durante los siglos XVII y XVIII. Pese a que nuestra pasa alcanza el cénit en cuanto a volumen de producción y exportación durante la segunda mitad del siglo XIX, procedente de plantas de Moscatel, esta especie es relativamente
moderna. Durante el siglo XVIII, y anteriormente, la pasa de Dénia se elaboraba de la uva Plante de Engord.

 

El proceso de elaboración de la pasa es una actividad artesanal de tipo tradicional. De hecho, no existen notables diferencias entre la descripción de J. Münzer, del siglo XV; o la de Abu Sacaría (siglo XII) y el procedimiento actual, aún vivo y ligado al marco de los viñedos y riu-raus de la Marina Alta, con un ciclo de actividad que se desarrolla entre las últimas semanas de agosto y el mes de octubre.” 

 

 

La fiesta tiene un enorme atractivo para descubrir el entorno y aprender gracias a esta escenificación en la que todo el mundo participa e interactúa en un ambiente festivo.

 

 

El calado histórico de la industria de la pasa es relevante para el crecimiento y decrecimiento del PIB en la comarca de la Marina Alta entre el siglo XIX y principios del siglo XX. Hay un auge de las exportaciones que sucede desde finales del siglo XIX. Este impulso económico incluso conlleva el asentamiento de comerciantes británicos que hacían corretajes y compra-venta de pasa para su comercialización internacional. La arquitectura local está condicionada por este momento de manera importante, se desarrollan espacios industriales, la calle Marqués de Campo y hasta un cementerio exclusivo de la población británica que se encuentra en estado ruinoso en la la playa de la Marineta Casiana de Dénia. La filoxera, una plaga que afectó a las viñas, acabó con esta industria local conjuntamente con otros factores coyunturales como la prohibición de alcoholes en EEUU que conllevó la reubicación de producciones en California y la entrada de la pasa turca sultana en los mercados británicos.