El naufragio de la fragata Guadalupe frente a la costa de Dénia

Corrían las 4 de la mañana de un 16 de marzo del año 1799 cuando, en medio de la oscuridad y de un silencio sepulcral sólo roto por el movimiento de las olas, la fragata Guadalupe, comandada por José de la Encina, embarracaba frente a la costa de Les Rotes, en Dénia. Lo hacía entre la Punta del Sard y la Punta Negra, poco antes de alcanzar el Cabo de San Antonio y tras escapar de la persecución de varios buques ingleses (el Centaur, navío de 74 cañones, y el Cormorant, corbeta equipada con 20 cañones), que intentaban dar caza al barco de Felipe III desde que lo avistaran en las islas Baleares.

Pese a la virulencia del choque con las rocas del fondo marino, los marineros no creían que la fragata sufría grandes daños. De hecho, algunos de ellos se lanzaron al mar y pudieron alcanzar la costa, dando noticias del hecho a la población de Dénia, que acudió a socorrer a los supervivientes. Sin embargo, con la luz del día se percataron del alcance real y de la gravedad de la situación. Hacia el medio día el buque ya tenía abiertas muchas vías de agua, lo que obligó a la tripulación a lanzar al mar los cañones y municiones para elevar la línea de flotación. Pero fue en vano, porque a las cuatro de la tarde la fuerza de las olas partió la Guadalupe en tres partes.

Terrible naufragio frente a la Costa de Dénia

El mar quedó sembrado de maderas y de clavos, lo que unido a las rocas batidas por fuertes olas hizo que muy pocos llegaran a la costa, y los que lo lograron,  lo hicieron  en muy malas condiciones. A las cinco de la tarde un marinero que había llegado a la orilla a nado logró volver a la embarcación portando un cabo que lanzó al resto de proa, lo que permitió montar un andarivel a través del que pudo salvarse buena parte de la tripulación. El nombre de este peculiar héroe (que, al parecer, estaba estaba preso en el barco) era Andrés Martinez . En su honor se puso su nombre a un barco de salvamento.

El resultado final del naufragio fue terrible. Hubo 107 muertos, que se enterraron en la costa frente al naufragio; y 40 desaparecidos. Sólo 180 hombres lograron salvarse.

Ofrenda floral y homenaje a la Fragata Guadalupe

En memoria de aquellos marineros, y en conmemoración a la Fragata Guadalupe el Ayuntamiento de Dénia celebró unas jornadas recientemente que, además de varias conferencias, tuvo como acto central una visita en catamarán por el litoral sur de Dénia, hasta llegar al punto donde aún a día de hoy permanecen los restos de La Guadalupe bajo las aguas. La visita estuvo conducida por el Jefe del Servicio de Arqueología del Ayuntamiento de Dénia, Josep Gisbert. Tras la misma, se celebró una ofrenda floral con el lanzamiento de varias coronas y claveles, en la que tomaron parte la fragata de la Armada Española Vigía junto a una embarcación de la Guardia Civil y otra de Salvamento Marítimo.

 

What do you think?